Modo Bulb: ¿qué es y para qué sirve?

El modo Bulb es una función que permite al fotógrafo controlar manualmente el tiempo de exposición de la cámara.

Modo Bulb

Es posible que alguna vez, jugando con exposiciones largas, os hayáis dado cuenta de que, al pasar de unos determinados segundos, en la pantalla de vuestra cámara aparece una B. ¿Qué quiere decir? Esa B hace referencia al modo Bulb. Se trata de un modo de exposición en el que es el propio fotógrafo quien decide cuándo se vuelve a cerrar el diafragma. Si hacemos una exposición larga de, por ejemplo, 30 segundos, configuramos la cámara, le damos al obturador (o usamos un disparador remoto) y la propia cámara realiza el disparo y mantiene abierto el diafragma y levantado el espejo durante los 30 segundos. Pasado ese tiempo, la propia cámara cierra el diafragma, baja el espejo y pone fin a la exposición.

Al usar el modo Bulb nosotros disparamos, la cámara abre el diafragma, levanta el espejo y la exposición no finaliza hasta que nosotros se lo indicamos. Hay cámaras en las que es necesario mantener pulsado el obturador mientras queramos que el diafragma se mantenga abierto y otras en las que se pulsa el obturador una vez para abrirlo y una segunda vez para cerrarlo. Tened en cuenta también que el modo Bulb aparece únicamente dentro de los modos de exposición que nos permiten controlar el tiempo de exposición, es decir, como normal general el modo de prioridad al obturador y el modo manual.

Al estar hablando de exposiciones más largas de lo normal ya podéis imaginar que para usar el modo Bulb es necesario usar un trípode. Si no lo hacemos únicamente obtendremos fotografías movidas o muy trepidadas. También hay que tener en cuenta que, lógicamente, cuanto más tiempo mantengamos el diafragma abierto y el espejo levantado, más luz llegará al sensor de la cámara. Esto quiere decir que debemos usar el modo Bulb cuando realmente sea adecuado. Si lo usamos cuando existe mucha luz en el ambiente nuestras fotos estarán completamente quemadas o sobreexpuestas.

Fuegos artificiales

¿Para qué es útil el modo Bulb?

Normalmente este modo se usa para hacer fotografías nocturnas, en especial aquellas fotografías en las que se intenta capturar el movimiento de las estrellas o de las nubes en el cielo, así como el rastro de luz que dejan los coches al pasar. También es habitual usar este modo cuando queremos practicar con la técnica del light painting o de los llamados graffiti de luz (hacer dibujos con una luz usando la exposición larga) porque nos permite mayor libertad y comodidad que depender de los escasos segundos que la cámara nos permite configurar por defecto.

Otro motivo en el que es habitual utilizar el modo Bulb es al hacer fotografías de rayos o de fuegos artificiales. En este caso, sin embargo, tenemos dos opciones: por un lado podemos dejar abierto el diafragma durante un tiempo muy largo para no perdernos nada (al fin y al cabo, capturar un rayo no es sencillo); por el otro, podemos usar el modo Bulb para realizar exposiciones muy cortas y controladas. Esto es especialmente importante en el caso de los rayos porque una exposición muy larga podría hacer que la foto saliese quemada.

Por último, el modo Bulb también nos sirve para hacer fotos de cascadas o corrientes de agua y lograr ese efecto seda tan resultón. Sin embargo, tened en cuenta que en este caso se aplica lo que comentábamos antes de las fotografías sobreexpuestas. Para evitarlas tendremos que compensar usando filtros fotográficos que reduzcan la cantidad de luz que llega al sensor, como los filtros de densidad neutra.

Fotos | Darron Birgenheier y Yutaka Tsutano (CC)