Consejos para hacer fotos a ISOs altas

Levi Slim, a través del blog de Scott Bourne, nos ofrece una serie de sencillos consejos para capturar fotografías usando una alta sensibilidad ISO.

Fotos a ISOs altas

Tan importante como conocer las normas no escritas de la fotografía es saber cuándo debemos romperlas. Por ejemplo, siempre se aconseja tener la sensibilidad ISO lo más baja que podamos para evitar el molesto ruido. Es decir, que si podemos conseguir la foto que queremos jugando con la velocidad de obturación y con la apertura del diafragma, nos olvidemos de la ISO y la dejemos al mínimo que permita nuestra cámara (80, 100, 200…).

¿Pero qué pasa si no tenemos más remedio que usarla para conseguir exactamente la imagen que tenemos en la cabeza? Pues entonces más nos vale echarle un vistazo a estos consejos que Levi Sim nos ofrece en Photofocus. De entrada, tenemos que tener en cuenta que las cámaras digitales actuales rinden muy bien a ISOs altas y hacen un gran trabajo limitando la aparición de ruido. Basta con echar un vistazo a las pruebas que publicamos en nuestro análisis de la Pentax K-5 II. En cualquier caso, aquí van los consejos de Sim:

1. No te cortes a la hora de subir la ISO

Sim explica que para él la ISO es un complemento de la velocidad de obturación. Normalmente para capturar fotografías en movimiento y que salgan nítidas tenemos que usar velocidades de entre 1/250 segundos y 1/1000 segundos, en función de la velocidad de los objetos en la escena. Si para conseguir esas velocidades y que nuestra foto esté correctamente expuesta nos vemos obligados a subir la ISO hasta 800, 1.600 o 3.200, debemos hacerlo. Es mejor capturar el momento perfecto y a la velocidad adecuada (es decir, sin que esté borroso) con un poco de ruido antes que no capturarlo.

2. Ilumina tu foto

El ruido siempre es más visible en las zonas oscuras de la fotografía, así que una buena forma de hacer que sea menos evidente es simplemente hacer que la fotografía tenga más luz, que esté más expuesta. De hecho, Sim asegura que no hay problema en que determinadas zonas estén incluso sobreexpuestas.

3. Use ISO Automática

Las cámaras normalmente nos permiten elegir la ISO que queremos y también seleccionar una opción de ISO Automática o incluso podemos decirle que seleccione automáticamente entre dos valores concretos. Esto es positivo porque la cámara normalmente puede tener acceso a valores intermedios que nosotros no podemos seleccionar de forma manual y, además, si de repente cambia la luz en la escena, la propia cámara se encargará de ajustar la ISO de forma adecuada.

4. Dispara en RAW

Nada nuevo bajo el sol. El formato RAW nos permite una mayor libertad que el JPEG a la hora de editar la fotografía y eso también implica mayor libertad a la hora de reducir el ruido de las fotografías en el procesado, ya sea en Lightroom o en programas como Nik Dfine o Noise Ninja. Sim nos advierte de que, en cualquier caso, es preferible tener un poco de ruido antes que pasarnos y que la escena fotografiada o nuestros sujetos se vean demasiado artificiales.

5. Saca ventaja del blanco y negro

Quizá sea algo psicológico, pero en las imágenes en blanco y negro aceptamos mejor el ruido. Posiblemente será por una involuntaria asociación entre las fotografías antiguas y su grano. Una fotografía que en color no funcione por culpa del ruido puede quedar muy bien en blanco y negro y tener un aire atemporal.

Más info | photofocus.com

Foto | Martin Sodilla