10 errores frecuentes en fotografía

Un repaso a los diez errores más frecuentes que cometemos en fotografía y cómo evitarlos.

Inclinación de la cámara

A lo largo de los años os hemos ofrecido muchos tutoriales y consejos fotográficos sobre las cosas que debemos hacer para obtener mejores imágenes. Sin embargo, tan importante como lo que debemos hacer (o quizá más) es lo que NO debemos hacer. Hay errores comunes en los todos hemos caído en algún momento y que a menudo son fácilmente evitables. En la web iheartfaces.com han publicado una serie de posts en los que hablan de ese tipo de cosas. La primera de la entradas de la serie se centró en errores generales sobre fotografía. Me ha parecido que Jean Smith hace unas reflexiones muy interesantes y he pensado en traducirlas, resumirlas y compartirlas con vosotros. Seguro que todos aprendemos de esos errores frecuentes.

Error número 1: Creer que puedes arreglarlo después en Photoshop

Un error muy común de aquellos que disfrutamos tanto de la fotografía como del procesado. Si algo puedes arreglarlo en el momento de hacer la foto, no lo dejes para después. Además, recuerda que hay cosas que no puedes mejorar más tarde. Antes de hacer la foto, revisa los principales ajustes de tu cámara y de la escena (balance de blancos, luz, objetos en el fondo…). De esta forma no cometerás siempre los mismos errores.

Error número 2: Disparar siempre en modo automático

¿De qué sirve comprarte una cámara réflex de 800 o 1.000 euros si vas a usarla como si fuese una cámara compacta? Si tienes una cámara que te permite ajustar los parámetros de forma manual, hazlo. En la mayoría de ocasiones el modo automático funcionará aceptablemente bien y conseguirá que tengas una exposición bastante acertada, pero todas las fotos serán muy parecidas. La única forma de aprender realmente es que seas tú quien decida los ajustes de la cámara y no al revés. Yo sólo uso el modo automático en la réflex cuando estoy de vacaciones y alguien se ofrece a hacerme una foto con mi cámara :)

Error número 3: Creer que tener un equipo más caro te hará mejor fotógrafo

Todos hemos sentido a veces que nuestra cámara se nos ha quedado pequeña o que necesitamos un objetivo determinado para hacer un tipo de foto concreta. A veces es cierto. Si nos tomamos muy en serio la fotografía macro, por poner un ejemplo, tendremos que comprar objetivos que nos permitan capturar ese tipo de fotografías. Si necesitamos una cámara que trabaje mejor con ISO alta, no tendremos más remedio que pasar por caja. Sin embargo, en la mayoría de ocasiones el problema es nuestro, no de la cámara. A menos que tengas necesidades muy concretas como las mencionadas, intenta mejorar tú como fotógrafo antes de gastar dinero en equipo nuevo.

Modo automático

Error número 4: No saber usar bien la inclinación de la cámara

A veces intentamos mostrar ángulos originales y tendemos a inclinar el horizonte de nuestras fotografías para conseguirlo. No siempre está mal, pero hay que saber cuándo hacerlo. Un paisaje con el horizonte torcido, por ejemplo, no funciona. Sin embargo, esta técnica puede ser útil cuando lo que queremos es transmitir una sensación de movimiento. Según Jean Smith, también funciona especialmente bien en planos muy cortos y cerrados, probablemente porque en esos planos no tenemos elementos que nos permiten ver la relación especial de los sujetos y objetos fotografiados.

Error número 5: No saber reconocer y arreglar las dominantes de color

Las dominantes de color son esas tonalidades involuntarias que hay en las escenas. Si hacemos un retrato en una zona con césped, es posible que la piel de nuestro sujeto adquiera un cierto tinte verdoso por el reflejo de la hierba. Para solucionarlo podemos usar una luz que compense esa dominante, algún tipo de reflector o reposicionar al sujeto. A veces las dominantes de color vienen dadas por la ropa que lleva el sujeto, la que lleva el propio fotógrafo o elementos externos que aparecen en la escena. Tenlo en cuenta antes de disparar.

Error número 6: Centrar siempre a tu sujeto en el encuadre

No es que haya que cumplir siempre a rajatabla la famosa regla de los tercios, pero tampoco hay que centrar siempre al sujeto de nuestras fotos. Lo ideal es buscar la variedad y saber exactamente cuándo conviene utilizar un tipo de encuadre u otro, así como cuándo debemos olvidarnos de cualquier norma y tratar de ser creativos.

Error número 7: Hacer siempre las fotos en formato horizontal

Es un poco igual que el error anterior. Normalmente todos tenemos preferencia por el encuadre horizontal o el vertical y tendemos a usar siempre uno por encima del otro. Sin embargo, a veces es la misma escena la que parece que te pide una orientación u otra. No es casualidad que al formato horizontal se le llame de paisaje y al vertical, de retrato. Una vez más, Jean Smith recomienda experimentar y probar varias cosas. Una de las ventajas de lo digital es que no debemos tener miedo a hacer fotos de más. Son gratis :)

Dominantes de color

Error número 8: No hacer que tu sujeto se sienta cómodo

En sesiones con personas, debemos intentar que nuestro sujeto se sienta cómodo. Intenta ponerte en su lugar. A muchos nos puede dar un poco de vergüenza que nos fotografíen, así que intenta crear un ambiente relajado, no dejes de hablar para hacer que se relajen y se sientan cómodos contigo y elogia de vez en cuando lo que hacen. Si alguna de las fotos sale especialmente bien, puede ser una buena idea que se la muestres.

Error número 9: No llevar equipo de repuesto a una sesión

Esto lo hemos dicho muchas veces y, aunque es algo especialmente indicado para quienes se dediquen a esto de la fotografía profesionalmente, creo que todos podemos aplicárnoslo. Cuando vayas a hacer fotos, recuerda llevar baterías o pilas de repuesto, un segundo cuerpo si es posible, varias tarjetas de memoria… Nunca se sabe qué puede pasar y a veces puede ser una tragedia quedarse sin poder hacer fotos.

Error número 10: Fotografiar a tu sujeto con un objetivo gran angular

Los objetivos gran angular están muy bien para fotografiar paisajes y cuando queremos que muchas cosas entren en el encuadre, pero distorsionan las cosas que tienen cerca. Si usas un objetivo de este tipo para fotografiar a una persona, distorsionarás su cara. Para retratos, lo ideal es usar un objetivo con una distancia focal que esté por encima de los 50 milímetros. Muchos profesionales usan teleobjetivos para los retratos porque suelen tener una profundidad de campo más corta y así el fondo queda desenfocado y no resta protagonismo al sujeto retratado.

Otros artículos de esta serie sobre errores fotográficos publicados en iheartfaces.com se centran en aspectos más concretos de la fotografía como la iluminación o las poses. Si os ha gustado este artículo, os los traeremos más adelante.

Web | iheartfaces.com

Fotos | Dominic Alves | Garry Knight | Ian Muttoo