Así hace McDonald’s las fotos de sus hamburguesas

McDonald’s nos explica en un vídeo cómo se hacen las fotos publicitarias de sus hamburguesas.

La fotografía publicitaria tiene el objetivo de vendernos cosas y, para lograrlo, a veces nos las muestra de forma algo engañosas. El año pasado vimos lo que pasaba con las fotos de hoteles y lugares turísticos y cómo esa piscina que en la foto parecía enorme no lo es tanto, o cómo esa desierta playa paradisíaca está realmente llena de tumbonas y abarrotada de gente. Otro de los casos en los que suele pasar esto es en las fotos de comida, especialmente en la llamada cómida rápida, cuyo máximo exponente es la cadena McDonald’s.

En las fotos que podemos ver en el restaurante las hamburguesas parecen más grandes y apetitosas que lo que después nos sirven. Ante la pregunta de una usuaria, Hope Bagozzi, directora de marketing de McDonald’s en Canadá, decide mostrar exactamente cómo se hacen las fotos de las hamburguesas. Para ello, compra una hamburguesa en uno de los restaurantes de la cadena y después va a un estudio de fotografía. Allí vemos todo el proceso que se realiza para, con los mismos ingredientes, lograr que la hamburguesa parezca algo muy distinto.

De entrada, en lugar de poner todos los ingredientes en el centro de la hamburguesa, se ponen en el borde, de forma que se pueda ver lo que lleva y que, aunque esto no lo dicen en el vídeo, al cliente le dé la sensación de que realmente la hamburguesa lleva más contenido del que lleva en la realidad. También justifican la diferencia de volumen entre la foto y la realidad se debe a que la hamburguesa se encoge ligeramente por el calor al estar dentro de la caja donde la sirven. La idea del vídeo de mostrar sin trampa ni cartón cómo se hacen estas cosas me parece a priori una buena estrategia de marketing, pero la precisión milimétrica con la que todo se coloca para la foto y se retoca posteriormente suena al final a tomadura de pelo, lo pinten como lo pinten.

Vía | digitalpixels.net